Página 7 de 7

Los fines del gobernante

Se habla mucho de izquierda y derecha. Realmente la distinción ha dejado de tener relevancia, toda vez que ambos lados del espectro político -en Latinoamérica, por lo menos- giran en torno al mismo fundamento doctrinario: el positivismo y racionalismo constructivista.

En todo caso, ambos cometen el mismo error (Vea: https://impuestosychocolate.com/2010/10/10/la-revision-historica/) y nos llevan al mismo descalabro y frustración, como votantes y ciudadanos, de ver que lo que se esperaba, no fue posible. Ni por lado, ni por el otro. (Vea también: https://impuestosychocolate.com/2010/10/29/respecto-a-la-revision-historica/)

Claro, eso indica que como votante tampoco hice mi trabajo intelectual de deslindar la magnesia de la gimnasia y me fui -como se dice coloquialmente- con la finta…

Lo primero que debemos entender es que el ser humano, por naturaleza, por cableado, siempre tiende al mal. ¿Quiere esto decir que todos somos asesinos en serie? No. Simplemente que nuestra tendencia natural es a hacer lo que la moral llamaría “el mal”. Por esta razón es que se crean las normas, tanto morales y éticas, sociales y legales. La religión, durante buena parte de la Historia, ha sido el vehículo que introdujo estos límites a la vida del ser humano. Ahora el ataque a la moral más grande que hay, es contra los preceptos religiosos. Esta corriente “moderna” se llama “relativismo”, pero de ello escribiré otro día.

Bien, con eso claro, es impresionante que las soluciones de los políticos -todos positivos y constructivistas- giran en torno a la nobleza moral de quienes aplicarán esas soluciones plasmadas, muy a “lo Comte”, en leyes emanadas de algún órgano del Estado con poder legislativo.

Una solución muy platónica en el sentido propio del término. La clase política con una superioridad moral mayor que los gobernados. No tengo que elaborar para mostrar empíricamente -desde la realidad- que esto no es así.

No obstante, siempre se apela a que la solución a los problemas está en una nueva ley, nueva dirección, comité, secretaría o similar, que será administrada por inmaculados políticos que tienen los intereses del Estado en mente.

Ésa es la segunda parte y el segundo grave error: al estar en un puesto su naturaleza de ser humano cambia a naturaleza de semidiós político.

TODO ser humano vive siempre por sus muy propios y personales intereses y de tal manera toma decisiones. Nunca toma decisiones en el vacío y nunca toma decisiones que no vayan acorde a sus propios y personales fines.

Vea entonces lo que sucede cuando los más nobles intereses -ayudar a un grupo de personas a salir de la pobreza extrema- se unen a un aparato estatal que se fundamenta en la supuesta nobleza de los gobernantes:

Se utiliza ese aparato estatal para obligar a todos los demás a cumplir con ese fin, no importa qué y aun sacrificando fines de otras personas, que pueden ser igual o más loables. Se puede llegar a aniquilar la oposición a dichos fines -eliminar la libre emisión del pensamiento- coaccionar por medios dudosos -amenazas de expropiar- sacrificar fines verdaderos del Estado por tan noble fin -reducción a la seguridad, justicia e infraestructura- y hacer una guerra psicológica con usted que cree que deberían destinarse recursos a otros fines -el interés social debe prevalecer sobre el suyo.

Realmente el interés del político en el poder está prevaleciendo. El interés que es común es que se permita a todos cumplir sus fines personales, siempre que obedezcan a un marco legal que delimita los derechos de los demás.

Eso requiere de seguridad, justicia e infraestructura. El marco legal debe ser uno que incentive la obediencia de esas pocas pero bien delimitadas esferas de acción y permita que florezcan esos nobles fines de caridad y altruismo en aquellos que lo desean.

No se pueden hacer leyes para que las apliquen los santos del cielo, pues ellos están precisamente en el cielo, no acá en la tierra.

Mario E. Archila M.

Las necesidades del Estado

Este chiste lo compartió conmigo un colega, Roberto García. Se los dejo.

¿¿¿¿NOÉ CHAPÍN???

El Señor le habló a Noé Chapín y le dijo: “Dentro de 6 meses haré llover 4 días y 4 noches, que el Mitch o el Stan no serán nada, y esta calamidad se llamara Agatha. Pero quiero salvar a los hombres buenos y a 2 animales de cada especie, por lo que te ordeno construir una arca”. Noé no atinaba a decir nada porque estaba de cruda, pero…

Pasaron los 6 meses, el cielo se nubló de golpe y el diluvio comenzó. El Señor se asomó entre los negros nubarrones y pudo ver a Noé llorando en el patio de su casa….. Y no vio ninguna arca!!!!!! Sólo unos pedazos de madera, láminas y cartón.

¿Dónde está el arca, Noé?” preguntó Dios. Noé respondió: Perdóname, pero no pude hacerla. Ya había comenzado cuando me cayó la Muni, me pidieron la licencia para construir planos, estudio de impacto ambiental, etc. Para tramitar la Licencia me pidieron mi NIT y en la SAT no me inscribieron como pequeño contribuyente, porque dijeron que la construcción del Arca estaba sujeta la ISR, IVA, ISO, IEETAP, Impuesto de Importación, exportación, Circulación y especulación, además del diezmo para Cohesión Social de Doña Sandra Torres.

Ya con mi NIT, fui a hacer dos horas de cola de nuevo a la MUNI, cuando por fin llegué a la ventanilla, no le dieron trámite a mi solicitud, porque no había pagado mi boleto de ornato y que tenía que tener el Documento de Identificación Personal (D.P.I.), por lo que tuve que ir al Renap 6 veces. Primero, porque no aparecían mis datos, pues el libro estaba deteriorado; segundo, porque cuando llegué, no había sistema; tercero, no me atendieron por no ser el mes de mi cumpleaños; cuarto, porque mi certificado de nacimiento tenía fecha de hace más de 6 meses; quinto, porque no llevaba mi certificación de matrimonio; y sexto, porque era la hora de la refac de los empleados y no me pude esperar tanto tiempo ese día…

En resumen, me llevó un mes cumplir con todo lo que me requirieron. Y entre mordidas y gastos se me fue la mitad del presupuesto. Comencé de nuevo y los vecinos se quejaron de que yo estaba construyendo el arca en una zona residencial, por lo que me fui a los Jardines Colgantes del Incienso a construirla. Allí tuve, que pagarle los impuestos a los mareros. El problema no terminó allí, fui al Ministerio del Medio Ambiente, allí al chilazo luego de una buena mordida me aprobaron el estudio de impacto ambiental. Pero cuando supieron que solo metería al arca a una pareja de animales, la Sociedad Protectora de Animales se puso al brinco, al igual que el Patronato del Zoo la Aurora y requirió que metiera a los de ellos, incluidos dos burros y una yegua mansa y todos los chuchos callejeros.

LA UNE me exigía que el Arca fuera pintada con sus colores y con una foto del Presidente Colom de ambos lados. Así como van aparecer en los “Transa-buses”, pero al ver el avance del arca, pensó que era una cárcel de máxima seguridad, querían que la prestara para meter a los cholos junto a los paisas, narcos, Zetas, Exes, etc, se formo un motín se mataron entre todos animales, destruyeron lo poco que había Construido”.

Al oír esto Dios, lloro y el cielo empezó a despejarse. Salió el Sol y un arco iris iluminó el firmamento. Qué quiere decir esto, Señor: ¿Que ya no vas a destruir la Tierra y Guatemala?”. “¡No!”, respondió una voz entre las nubes- “…YA EL GOBIERNO DE ALVARO COLOM, SE ESTA ENCARGANDO DE ESO!!!!!

¿Les gustó?

Saludos,

Mario E. Archila M.

Respecto a la revisión histórica

Tomamos prestado el blog de Luis Figueroa en una pequeña tertulia con Carlos Fajardo. Él tiene una visión, yo otra. Acá aclaro un poco de esa visión, para que comprendamos el error que comete Carlos cuando dice: “Posiblemente, y en eso caemos ya en elucubraciones, cuando las masas campesinas hayan desaparecido por completo, subsumidas en el proletariado agrícola o industrial, sea cuando comience el segundo round: la lucha por el poder del estado por el proletariado contra la ya bien definida clase dominante. 200 años mínimo de lucha por delante

El ideal libertario no es la que se ha aplicado en los últimos 50 años… Ni en los últimos 150… es más, en Guatemala nunca se ha aplicado. Eso estamos tratando de hacer unos pocos. Bien incomprendidos, pues se cree que ser libertario o liberal clásico, es algo que ya se “probó” en Guatemala. Vea que no.

En Guatemala, seguro, desde tiempos de Justo Rufino Barrios, hemos tenido aplicación de políticas, pensamiento y conductas de la “Ilustración Francesa”, que derivan en el chirmol que somos hoy en Guatemala. Así tenemos que de dichos los orígenes filosóficos que le comento, surgen:

A) el positivismo, especial trascedencia, el jurídico. Estas corrientes fundamentan a los Nazis y Franquistas, entre otros… ah, sí y los Fascistas.
B) la dialéctica y las escuelas de Hegel y Marx, con su desarrollo en la práctica del leninismo y castrismo.
C) el mercantilismo, con sus intervenciones en toda Latinoamérica y en Guatemala, desde 1871, con la reforma “liberal” -francesa- de Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios, la cual pasa por Carrera y Ubico. No muere allí y se revive en los gobiernos militares de 1955 a 1985. Algo modernizado lo encontramos en el gobierno de Álvaro Arzú y la tendencia del FRG liderada por el General Ríos Montt.
D) La socialdemocracia, que es un punto medio entre mercantilismo y socialismo, con expresiones en todas las actuales democracias latinoamericanas. Vinicio Cerezo y versiones light como Serrano Elías, a versiones más “duras” en Portillo y Colom, en Guatemala; Evo, Correa, Lula y Chavez, por citar algunos más.

Se dice que los libertarios abogamos por la “autoregulación” como milagro del cielo. Bueno, sí, pero realmente no es que todo se “autoregula” porque a uno se le ocurre…

Puede ser que no nos entiendan, quizás por un problema comunicacional, en una parte y por otra, por el error doctrinal que ha copado a nuestro sistema educativo, gracias a la bendita “Ilustración Francesa”. Recuerde que la “Avenida de la Reforma”, la hicieron los liberales en 1870’s para que se pareciera a los Campos Elíseos de París… hasta eso copiamos.

La autoregulación la interpretan los que no les gusta el término, como que se propone “anarquía” y “nada de Estado”. Pero no, lo único que se propone es un Estado que realmente haga lo que tiene que hacer, al que se le amarren las manos para que no puedan andar por allí haciendo piñata los recursos. Combatir la delincuencia viene de “cumplir los contratos y acuerdos voluntarios”, “proteger lo que es de cada cual” y “la vida” de cada cual. Para ello se necesita un Organismo Judicial realmente operante, fuerte, rápido. Ese costo del Estado es el que menos se paga. Todo se va en la fiesta navideña de los “gorrones”, o como técnicamente se llama a los gorrones: Buscadores de Rentas o Rentseakers.

El positivismo y la Ilustración como tal, crean un marco legal. Lo malo es que cualquier marco legal crea incentivos. Muchos “Revolucionarios de Izquierda”, correctamente perciben que los incentivos de los últimos 50 años -de los últimos 150 te diría yo- están colocados en lo que no queremos. Eso sí, se equivocan al pretender achacarle ese error a los libertarios. Que Don Justo y Don Miguel se hayan llamado “liberales”, nada tiene que ver con los libertarios, liberales clásicos y seguidores de la escuela austriaca, pues eso “liberales” Rufinianos y Garcianos, son “franceses”, no escoceses.

¿Quiere ver una Guatemala sin pobreza? Haga lo contrario que se ha hecho desde Justo Rufino Barrios. ¿Quiere ver una Guatemala próspera? No vea en Guatemala una lucha de clases o grupos, pues la lucha sólo es una metáfora colectivizadora que no es real. En el mundo real, no hay tal lucha.

El Estado no necesita “hacer” más que garantizar seguridad y justicia. Después cada cual puede salir adelante.

Se requiere confianza en la sociedad y la confianza se alcanza cuando hay certeza y puede predecirse la conducta de cada uno. ¿Con un sistema judicial débil y un sistema político que responde a intereses no ha derechos, puede predecirse? Seguro que no.

Mario E. Archila M.

Un email que recibí…

Esto me llegó por email. No es guatemalteco, pero los fundamentos son los mismos… Con cuidado de no perder la cabeza, aplique estos consejos, que son útiles.

Saludos,

Mario E. Archila M.

 

Está información es importante p ara los que manejamos.

1) En caso de ser un auto patrullero de inmediato recomendamos anotar el número de registro del vehículo pintado en el mismo.
2) Poner seguro en todas las puertas del vehículo. Abrir única y parcialmente la ventana del conductor para que se pueda entregar los documentos del vehículo y la licencia de conducir en caso de ser requerido por el policía.
3) ANTES DE ENTREGAR NADA, EXIGIR LA IDENTIFICACION DEL POLICÍA, que en general debe llevar en el pecho de modo visible, y ANOTARLA, así como la hora de la detención. Usted debe exigir al supuesto policía sus documentos. No se deje intimidar; manténgase firme, sin ser atrevido o descortés.
4) POR NINGUNA CIRCUNSTANCIA SE BAJE DEL VEHÍCULO NI ABRA LA PUERTA AL POLICÍA.
5) Si el policía manifiesta que el vehículo tiene orden de captura, indicarle que el vehículo deberá ser llevado a la comisaría más cercana, pero manejado por el propietario. Nunca, POR NINGUN MOTIVO, entregue el vehículo a la policía.
6) Usted NO debe permitir NUNCA la revisión del vehículo (abrir la maletera u otro acto similar). Tampoco debe, NUNCA, entregar las llaves del mismo para que pueda ser revisada la maletera u otra parte de su auto.
Para poder hacer esta revisión, indispensablemente, la policía deberá presentarle a usted previamente una Orden de Cateo emitida por el Juez. Su automóvil es una PROPIEDAD PRIVADA, igual que SU CASA; nadie tiene derecho a invadirla, revisarla o atropellarla.
(Por ejemplo, si usted permite que revisen su maletero, un mal policía -que alguno existe- podría fácilmente ‘sembrarle’ drogas, armas u otros elementos).
7) Al llegar a la comisaría bajarse del vehículo y cerrarlo. NO entregar las llaves a la policía en modo alguno, aunque se lo pidan o ‘exijan’. Solicitar firmemente al comisario LA PRESENCIA DE UN FISCAL.
8) Si usted no tiene teléfono celular, solicite el uso de la línea telefónica para llamar a sus familiares. Esto DEBE ser cumplido por la policía. Si a usted lo detienen llame por celular de inmediato a dos o más familiares, del número del policía que debe tener en su uniforme y describa el hecho.
Recuerde: ¡MUY IMPORTANTE!
1. Un policía no puede detener a nadie si no es por un flagrante delito.
2. Si no se ha cometido una falta y la documentación está en regla, un policía necesita una Orden de Captura y una Orden de Cateo (ambas, no basta una) para intervenir un vehículo.
3. La persona intervenida tiene derecho a pedir un abogado y los policías necesitan la indispensable presencia física de un fiscal para poder hacer una intervención a un vehículo cualquiera.
4. Los policías tienen la absoluta obligación de identificarse.
5. Si le dicen que hay que ir a una comisaría, hay que exigir ir a la más cercana.
MUY IMPORTANTE: GUARDE UNA COPIA DE ESTE ESCRITO EN SU AUTOMOVIL, POR SU TRANQUILIDAD y SEGURIDAD.
Usted puede ver muchos otros artículos de Prevención y Autoprotección en <http://www.forodeseguridad.com/artic/prevencion.htm>

 

¿Fines del Estado?

La historia nos enseña que quien puede cobrar impuestos tratará a toda costa de cobrar lo más posible.

Si bien el poder tributario es manifestación del poder del Estado, este poder no es absoluto ni ilimitado.

En Guatemala, gracias a una rica historia de abusos por parte de la administración tributaria, se incorporó a la Constitución del año 1985 lo que a muchos es un “candado” constitucional al cobro de impuestos.

Claro que es un candado constitucional. Esa es la razón, su espíritu, su justificación: evitar que quien quiere cobrar impuestos cobre lo que quiera.

Ahora en Guatemala se discute el presupuesto para el año 2011. Los ministros salen pidiendo ampliaciones presupuestarias, eliminar candados legales para reasignacioens del presupuesto, aprobación de bonos y financiamiento para la “reconstrucción”. Al lado de ello, nos enteramos de cada vez más actos de corrupción, malversación o priorización dudosa de los recursos tributarios y no tributarios del Estado por parte de la Administración Central.

El texto constitucional dice (artículo 239): Corresponde con exclusividad al Congreso de la República establecer los impuestos, ordinarios y extraordinarios, arbitrios y contribuciones especiales de conformidad con las necesidades del Estado… (luego dice acorde a los principios de equidad y justicia tributaria, tema de otras entradas a este blog).

Ahora bien, ya de dudosa calidad es el gasto en los programas de Cohesión Social, no digamos que de dudoso resultado en el largo plazo también. Las acusaciones de corrupción saltan como pulgas en perro callejero. La destrucción por lluvias hace que los ministros (Willy Castillo entre ellos. Extracto de entrevista en Siglo XXI: Ninguno de ustedes está a la fuerza y saben que están asumiendo una responsabilidad; ¿qué respuesta van a dar a ello? Este es un gran reto y una prueba muy fuerte. Cuando voy al Congreso y me citan, pregunto qué Guatemala queremos. Si queremos una con buenas carreteras, estoy convencido de que hay que hacer lo que se hizo en el Mitch: un impuesto temporal para hacer esa inversión. Traigamos al BID, a Cepal, que nos apoyen a monitorear, a la contratación, a esta empresa internacional que tengo que contratar para que nos certifique y nos verifique. Hagamos todo eso), pidan “impuestos temporales como para el Mitch”. Y yo digo: “Willy, perdón, que Guatemala no ha tenido impuestos extraordinarios nunca: el ISET en el 1991 ya es ahora el ISO, sin dejar de cobrarse, salvo 6 meses durante el año 2004“.

¿Pero, cuáles son las necesidades del Estado que deben cubrirse con los tributos? Sin entrar en discusiones “ideológicas”, seguro que “justicia, seguridad y educación” vienen a su mente…

¿En qué quiere invertir esta administración? En una exposición pictórica conmemorando la revolución del 44. Estoy de acuerdo con Luis Figueroa.

Ya párenle con la revolución del 44, eliminen esa memoria, que no es más que vivir anclados en un pasado que ni siquiera dio frutos. Veamos hacia el futuro, sin divisiones y centrando la capacidad del Estado a lo que verdaderamente son necesidades y que es la Guatemala que estoy seguro todos anhelamos:

1. Salir de casa con la certeza que SUS derechos son respetados;

2. Que en caso de que dichos derechos sean violados, haya un aparato de justicia que sirva pronta y cumplidamente tan apreciado Bien (justicia).

3. Que tenga la certeza que sus hijos no tendrán, desde su nacimiento, una deuda encima que cubrir, que es lo que la deuda pública está haciendo: hipotecando SU futuro, el de sus hijos y nietos.

¿Es moral pagar impuestos cuando sirven a intereses particulares y no de Estado?

Mario E. Archila M.

Ahorremos energía

No me deja de sorprender lo que nuestros politiqueros creen que puede ser “bueno”.
Lea el Siglo XXI del 14 de agosto y verá que ya en primera lectura se aprobó una leyezucha que propuso Boussinot -diputado de la UNE-.
Fuera de las acusaciones de Mario Taracena que la ley obedece a que Boussinot está relacionado con la entidad que importa los foquitos a que se refiere la dichosa ley.
La mentada ley se refiere a que para ayudar a parar el calentamiento global únicamente se podrá vender de un tipo específico de bombillos.
La historia ésa -acá me caerá, pero es cierto- de que el ser humano causa el calentamiento global ya es científicamente debatible y controversial, sin llegar siquiera a ser teoría aceptada. Fuera de eso, jurídicamente se le está violando un fundamental derecho a usted.

¿De qué cuenta ya no podrá comprar el tipo de bombillo que le plazca?

Imagino que este diputado nunca leyó, y si lo hizo, no entendió lo que ya hace como 200 años Bastiat escribió: bastiat.org/es/peticion.html
En esa historia los fabricantes de candelas piden privilegios legales. Igual que esta ley.
Imagino que por lo menos algún asesor ya le dijo a los diputados que la ley viola el GATT.
Usted, si la ley se concreta, deberá pagarle a alguien que tiene la concesión por traer estos foquitos, con la protección actual de que no se puede traer otro producto y futura, que cuando la tecnología mejore, tampoco podrá usted comprar esa mejor tecnología.
No se puede por ley restringir de esta manera el comercio y principalmente su decisión de comprar el producto que más le guste y convenga.
Hace 15 años solo había unos pocos modelos de celulares. Si hubieran obligado por ley a tener solo un tipo de tecnología en el mercado, hoy usted no tendría la opción de comprar una Blackberry o un iPhone, pues esa tecnología no existía.
¿Hay alguien capaz de saber con certeza que la tecnología que el Congreso busca imponer es la última Coca-Cola del desierto?
Creo que ya encontramos donde está el Cristo resucitado.

Mario E. Archila

Haga una rica langosta: ley de extinción de dominio

Tengo un montón de cosas más importantes, en mi vida, pero esto es importante para el país.

La famosa ley de extinción del dominio, como dice LuisFi, es una “wizachada”. Ni modo. Quiere leer la ley. Vaya al sitio del Congreso. Acá está el link: http://www.congreso.gob.gt/archivos/iniciativas/registro4021.pdf

Eso es claro para los que entendemos un poquito de “debido proceso”, “protección constitucional”, “presunción de inocencia” y demás.

No es una cosa de persigamos a los malos y hagamos todo lo malo que podamos con ellos. ¡No! Es una cosa de principios.

En este blog he discutido sobre cuáles son los orígenes de ciertos principios y su aplicación en el derecho Tributario. El Constitucionalismo entero es el resultado de una lucha de siglos por limitar y determinar el límite al ejercicio del poder.

¿Sabe cómo se hace la mejor langosta? Se toma viva y se calienta el agua, hasta que esté cocida. Aderece a su gusto el agua, antes de calentar. De la misma manera se pierde la libertad y el límite que tantos siglos ha costado.

Las cosas no tienen derechos. Siempre las tienen las personas.

Esta ley pretende que las cosas tengan la “sanción”, no “las personas”, quienes seguirán siendo “inocentes”. ¡Hágame el favor!

Si le quitan su casa porque dicen que la cosa es “presuntamente de origen ilícita”, hace que usted sea “sancionado”, sin juicio. Si no, ¿explíqueme cómo le quitaron algo que es suyo, sin haberlo condenado? ¿Qué pasa si resulta que usted es inocente dentro de cuatro años? Esto es la zanahoria para aderezar la langosta.

Acá está la cebolla: Es imposible pensar que las “cosas” tengan derechos. Pregúntele a su computadora si firmó con usted un contrato de servicios profesionales, si siente apropiada la compensación… Es “SU computadora”.

Mire el ajo y albahaca: Se pierde el derecho de propiedad sobre bienes “de procedencia lícita, pero que hayan sido utilizados o destinados a ocultar o mezclar bienes de ilícita procedencia”… lo que quiere decir que si usted tiene locales comerciales o una casa y la da en “arrendamiento” a alguien, que resulta que lo acusan de los delitos que están allí, le quitan su casa o local.

Mariano Rayo me dirá: “Es que hay un procedimiento”, pero son babosadas, disculpen, porque la Constitución dice claramente que nadie es culpable, mientras no se haya probado lo contrario en un tribunal (principio formal) y para ello debe ser citado, oído y vencido (principio material). El procedimiento expedito y con apelación -ahora- en 48 horas, es ridícula, pues busque y prepare su prueba en 48 horas, cuando no ha sido citado más que para que le informen que su casa ya no es suya. Y es más, le informen al delincuente presunto que vivía allí, cuando va camino al preventivo.

El debido proceso material implica, definitivamente, que usted y sus cosas, son inocentes, hasta que les prueben lo contrario, no “independientemente” de la sentencia penal. Allí le va el cilantro.

Un poco de picante, le recomiendo chiltepe o chile piquín: mientras se discute, vea usted dónde vive, porque los bienes ya están en poder del Estado. El Fiscal, no el juez, llevan el procedimiento y el juez, sólo lo “aprueba”. Usted puede alegar, pero no le dan los bienes. Es decir que usted es culpable desde el inicio. “No es la cosa”, gritan en el Congreso… Así como muchas otras cosas que no entienden.

Esto es cuestión de principios. Lo que tiene plumas, camina como pato y hace “cuac cuac” sin producir eco, es un PATO.

Sirva en un plato con salsa de mantequilla, adornado con perejil colocho.

Cambiarle el contenido a las palabras es algo de lo que aquella novela de George Orwell se encargó de explicarnos llevaría a la sociedad a un régimen totalitario sin salida.

Además, si leyó la noticia de arriba, resulta que a puerta cerrada lo que los congresistas quieren es que a los funcionarios no les aplique la “presunción de culpa”… Es el poquito de sal que nos faltaba.

La langosta perfecta. ¿No cree?

Mario E. Archila

Lo que hay de nuevo 1

Uff! Título que le pongo para complicarme la vida.

Vamos a empezar con una noticia de Siglo XXI que me llamó mucho la atención:

En la noticia se habla del concepto de impuestos “redistributivos” y sus efectos. Se ha hablado mucho de los famosos programas sociales del gobierno de Guatemala. Los más controversiales son Mi familia Progresa y Bolsas solidarias. El diario en mención dice: ”

Pese a la vulnerabilidad, la familia de Álex no forma parte de los 8,440 beneficiarios de la Bolsa Solidaria Rural Temporal, la cual busca ayudar a las familias de los municipios priorizados que viven en comunidades con alto y muy alto riesgo de inseguridad alimentaria.

El programa consiste en la entrega de 1 quintal de maíz, 1 arroba de frijol y 2 litros de aceite vegetal comestible, durante tres meses, que coincide con el término de la siembra y el inicio de la cosecha de granos básicos. Así se explica en un informe de rendición de cuentas del Consejo de Cohesión Social.” (puede leer la noticia acá).

¿Qué tiene esto de importante? Bien, si lee toda la noticia verá cómo la comunidad se queja de la falta de ayuda y clama por ella al gobierno. Los entes burocráticos no asisten a 4 aldeas de Zacapa que representan riesgo alimentario, que ya han sido ubicadas. Las excusas no son importantes, pues el problema es de fondo.

1. No corresponde al gobierno salvar la crisis alimentaria. Es cuestión de generación de más riqueza en el país, para lo que los gobiernos no son el vehículo.

2. La repartición, aunque tengan excusas, obedece a intereses particulares de quienes toman las decisiones: los burócratas. Siempre habrá alguien a quien dejan fuera. No estoy diciendo acá que en este caso particular los intereses sean oscuros y poco nobles -eso júzguelo usted-, simplemente digo que siempre habrá esos criterios. En algunos casos será por razones políticas, por buscar el voto, por quedar bien con algún proveedor, etc.

3. Las necesidades del ser humano son siempre ilimitadas, pero igualmente, la actividad del ser humano es ilimitada. En estas situaciones hay mucha gente dispuesta a ayudar, siempre que el aparato estatal no esté drenando recursos de fines que son netamente privados: caridad, beneficencia y generación de riqueza, para usarlos con fines particulares y hasta políticos. Ese riesgo siempre estará, principalmente en un Estado cuasifallido que no podrá controlar la corrupción, salvo que atienda las verdaderas necesidades del Estado.

Esas necesidades del Estado a ser cubiertas -porque es la esencia del Estado moderno- son: justicia, seguridad, relaciones diplomáticas y obras públicas. A eso debe referirse el artículo 239 de la Constitución cuando establece que los tributos deben ser decretados para cubrir las necesidades del Estado.

No se pierda, utilizar los impuestos con fines redistributivos no salvará a nadie que esté en el punto más bajo de la escala de riqueza. Dejemos eso a la actividad bondadosa de los agentes sociales adecuados. A ellos que no pueden coercitivamente cobrar para conseguir el dinero, por lo que usarán el mismo en la forma más eficiente posible y tratarán de dar solución a largo plazo en las comunidades más necesitadas. ¿Quiere ejemplos? Hay muchísimos. Busque programas de esos en el mundo. Empiece con Soros.

Mario E. Archila

Estado de Derecho desde una camioneta 2

Las calles de la ciudad son las rutas legítimas para que usted llegue a su destino.
Evitar choques absurdos, que sucederían si cada uno decide circular del lado que mejor le parezca. Imagínese lo que sería que sale de su casa y se conduce en algún tipo de vehículo, pero debe usted decidir si va por la derecha o la izquierda. Imagínese si no hubiera calles.
Bien el trazado representa el entramado constitucional. Le dice cuáles son las calles -el ámbito que usted puede utilizar para circular- reserva el interior de su casa -su intimidad- y establece hacia dónde puede ir -el sistema de gobierno y modelo económico.
No hay pierde. Debe existir dicho entramado, dicho trazado, para poder llegar a un destino.
Las discusiones políticas se dan en cuanto al ancho de la calle y el destino de las mismas, en algunos casos también, se discute quién hace la calle -autoregulación o ley estatal- o quien debe sancionar las infracciones -arbitraje o juzgados estatales.
Innegablemente una red de caminos, calles y carreteras es necesario para todos los individuos para que puedan sobrevivir. Nadie discute eso, salvo los anarquistas, pero ya imaginamos salir de casa sin que existan dichas calles.
Escoja el destino y el vehículo que mejor le parezca. Lo usaremos en breve para definir estado de derecho y sus virtudes y violaciones.

Lo espero.

Mario E. Archila

Estado de Derecho y las camionetas 1

En cuanto a “camionetas” ya hay controversia: rojos o transurbano. En cuanto al “Estado de Derecho”, los chapines ni la sombra le vemos. Esto es, sin embargo, algo que ha ocurrido desde que este terruño se convirtió en Nación.

Para que usted comprenda el hermoso concepto de “Estado de Derecho”, le invito a salga a la ventana de su casa u oficina y observe el tránsito vehicular. Durante algunas semanas trabajaremos el concepto para que no le quepa duda, cuando escuche hablar a los políticos, cuando sí y cuando no le están vendiendo el verdadero concepto de Estado de Derecho.

En las calles de la ciudad circulan un sin fin de vehículos, peatones, para arriba, abajo, norte, sur, este y oeste. Nadie puede decir con precisión hacia dónde camina aquel con quien se “topa” en un semáforo. De la misma manera, nadie puede saber con precisión hacia dónde va cada uno de los ciudadanos o habitantes de un Estado.

¿Cómo logramos llegar a nuestro destino y cómo definimos nuestro destino? Eso es lo que significa vivir o no en un Estado de Derecho.

El marco general normativo: leyes, costumbres, moral, guían o restringen la actividad en mayor o menor grado. Calificar esas normas de “buenas” o “malas”, es lo que dará o no un acercamiento a ese Estado de Derecho.

A partir de hoy, súbase conmigo a una camioneta y descubramos si estamos cerca o lejos de tan preciado estado.

Caminemos por la ciudad, crucemos la calle, subamos a un bus, alquilemos un taxi. ¿Me acompaña?

Mario E. Archila M.