Viva feliz…

Me voy a salir del tema de impuestos y coyuntura un rato, pues realmente estamos viviendo en tiempos extraños que están ya pasando la factura emocional y mental.

Los seres humanos somos “animales de costumbre” según dicen. La creación de hábitos es natural a nosotros. Vamos, venimos, hacemos y deshacemos en una especie de rutina. Buenos y malos hábitos van moldeando nuestro día a día.

Lo que comemos, lo que dormimos, lo que leemos, lo que hablamos, lo que nos gusta, lo que nos disgusta y lo que creemos que no nos gusta y hasta que sí nos gusta pueden ser producto únicamente de los hábitos.

Todo es “hábitos”, “costumbre” y se califica de buena o mala si el resultado nos acerca o nos aleja a aquello que buscamos. Recientemente me topé con un Podcast muy interesante (The Happiness Lab) en el que la Dr. Laurie Santos, profesora de Yale, habla, entrevista y enseña “tips” para ser feliz. Creo que vale la pena que le dé algunos tips que he aprendido con ella.

  1. El dinero no compra la felicidad. Las vivencias son la felicidad. Trabajar más horas, buscar completar más pendientes, estar siempre “multitasking” no hará que sea más feliz, aunque gane más.
  2. El rendimiento aumenta cuando se deja de tener “descansos confeti”.
  3. El dinero y la felicidad pueden ser intercambiables cuando el dinero le permite comprar tiempo para hacer cosas que lo hacen feliz.

¿Estos puntos qué quieren decir?

En la búsqueda de trabajo muchas personas prefieren un sueldo en dinero más alto que un sueldo en “posibilidades”, aunque a la larga, el trabajo con posibilidades es lo que estaban añorando. Dejan tiempo de amigos, familia, para sí mismos, para aprender, para enseñar, para conectar, por ganar más dinero, para luego darse cuenta que la vida que llevan es más miserable. En la Edad Media, decía el entrevistado en el podcast, la gente estaba en control de su vida, aunque no supiera la hora. Se guiaban por el sol y por las campanas de la Iglesia que marcaban el momento de levantarse, acostarse, ir a misa (comunidad), el medio día para comer y dormir. Ahora vivimos presos del reloj y para todo tenemos “hora de”. En los profesionales que usualmente cobramos por hora esa esclavitud es mucho mayor.

Esa esclavitud empieza a pasar factura en calidad de vida. Vemos nuestro tiempo como “productivo”=”bueno”, “no productivo”=”malo”. Pagamos con felicidad. Es por ello que la segunda profesional entrevistada hizo experimentos, encuestas y seguimientos para descubrir que tenemos más tiempo libre ahora que hace 300 años, pero sentimos que estamos siempre “contra el tiempo” y “el día no alcanza”.

Esa escasez de tiempo es más una percepción que una realidad objetiva. Objetivamente, tenemos más tiempo a nuestra disposición, sin embargo lo usamos como “confeti” de tiempo. Tomamos pequeños descansos, muchas veces inadvertidamente, que hacen que nuestra atención se pierda, pero no llegamos a “descansar”. Vamos a las comidas prendidos del teléfono, preocupados del email y del Whatsapp. Pendientes de la siguiente llamada. Ella dice que lo mejor es buscar actividades en las que conectemos con más personas y nos desconectemos de la rutina de oficina. Así, el almuerzo no deberá ser solos en la mesa, sino con los colegas, para hablar de cosas humanas y no del trabajo. La hora de almuerzo no es para adelantar correos o contestar mensajes, sino que una oportunidad para tener esa humana conexión con alguien. Luego, al momento de regresar a trabajar, el nivel de satisfacción será mayor. En estos momentos de “Home Office”, haga almuerzo con la familia, sin teléfono, sin computadora, sin distracciones. Conecte con su familia y aumente su felicidad, como aumentará la satisfacción por su propio trabajo y con ello, su productividad.

De la misma manera, use el dinero para ganar tiempo. Comprar comida puede ser caro, pero comprar comida para tener tiempo de poder aprender a tocar un instrumento, disfrutar de su serie favorita o aprender a pintar, porque al comprar comida no pasó el tiempo de cocinar haciéndolo y por tanto liberó tiempo en su vida, era el consejo que esta entrevistada -profesora de Harvard, si mal no recuerdo- proponía. Es lo mismo que evitar salir al tráfico para una reunión. Compre una versión pagada de Zoom y no vuelva a hacer reuniones de trabajo en las que el tráfico sea un trago amargo. Podrá trabajar mejor y ganar 2 hasta 3 horas al día. Esta profesora decía que había cambiado de casa, aunque pagaba más renta, pero ahora tenía 1 hora más libre, porque podía estar en 5 minutos a pie en la Universidad y no 1 hora en carro de camino. Y es una hora de vuelta. Ganó 2 horas en su día. Pero esas dos horas ganadas no van a “hacer más y más” sino a poder hacer las cosas mejor y poder hacer aquello más llena sin pensar que “no tiene tiempo”. Así la compra de comida, dice ella, dejó de ser “$30 de gasto” a ser “me costó $30 dólares ganar 2 horas de vida a la semana porque no tengo que cocinar”, tiempo que puede ahora usar en leer, tomarse un café con una amiga o aprender una nueva habilidad.

¿Qué pondrá en práctica?

 

Mario E. Archila

¿Está listo para reabrir su negocio u oficina?

Si bien nos están dejando reabrir, es posible que las obligaciones detrás de ello le hayan pasado por alto.

Es por ello que hemos realizado una recopilación de las medidas y protocolos a seguir para la prevención del COVID-19 en los Centros de Trabajo, que hemos encontrar en las distintas disposiciones que se han ido creando durante el Estado de Calamidad decretado por el Presidente de la República de Guatemala. Siga leyendo para tener un esbozo de su contenido, aunque si lo quiere adquirir de una vez, presione acá: 

Si bien son horas de recopilación, lo ponemos a disposición a únicamente Q89.00 en versión digital. Este documento tiene un valor aproximado de Q2800.00 si nos pide que le digamos cómo cumplir con todo lo que ordenaron las autoridades.

Así, por ejemplo, quizás no sabe que es necesario contar con un Plan de Prevención de Riesgos o Plan de Salud y Seguridad Ocupacional (según el caso), que se adecue a las normas de Salud y Seguridad que debe tener todo establecimiento, PRINCIPALMENTE porque son de observancia obligatoria tanto para los patronos como para los trabajadores y, su incumplimiento, puede ser sancionado como falta laboral para ambas partes. Es así que, si bien muchas de estas medidas pueden ser implementadas en los centros de trabajo por sentido común, para que dicha implementación esté legalmente completa se requiere que en aquellos lugares de trabajo con menos de 10 empleados se cree y ponga en vigencia un Plan de Prevención de Riesgos, mientras que para los lugares con 10 o más empleados, se ponga en vigencia un Plan de Salud y Seguridad Ocupacional. Estos planes requieren aprobación de profesionales y autoridades de trabajo, así como la incorporación de su obligatoriedad en el Reglamento Interior de Trabajo (si aplicare).
De igual forma para que estas medidas sean exigibles a un trabajador, deben estar establecidas en el Plan de Prevención de Riesgos o Plan de Salud y Seguridad Ocupacional (según el caso), incluso si se iniciara un procedimiento disciplinario que amerite un despido justificado.
Las infracciones laborales dependerán de la calificación y gravedad que de las mismas haga un Inspector de Trabajo, tal es el caso de infringir normas de Salud y Seguridad Ocupacional dará lugar a la imposición de multas entre 8 y 16 salarios mínimos o bien, vulnerar una disposición prohibitiva dará lugar a la imposición de multas entre 2 y 10 salarios mínimos.
De igual manera deben tener una guía que permita al Monitor de Salud velar por el cumplimiento de las medidas implementadas.
En el Plan correspondiente, también deben incorporarse las medidas que se ajusten al centro de trabajo en cuanto a la salud y seguridad de los empleados en general y no sólo las que corresponden a la prevención del COVID-19.
Es así que, además de su implementación de hecho, deberá hacerse una implementación jurídica en cada centro de trabajo que debe cumplir con el nivel respectivo del plan, según el número de empleados que tenga el lugar de trabajo.

El documento contiene:

MEDIDAS Y PROTOCOLOS A SEGUIR PARA LA PREVENCIÓN DEL COVID-19 EN LOS CENTROS DE TRABAJO
1. Distanciamiento social

2. Protocolos de entrada
3. Mascarillas
4. Desinfección del lugar y transporte
5. Instalaciones
6. Equipo
7. Servicio de transporte
8. Campañas internas
9. Información de los empleados
10. Casos dentro del centro de trabajo
11. Obligaciones a FORMALES

12. Se prohíbe a los Patronos

13 OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES
14 Se prohíbe a LOS TRABAJADORES
15 Obligaciones del monitor o monitores de salud y seguridad ocupacional

Si bien son horas de recopilación, lo ponemos a disposición a únicamente Q89.00 en versión digital. Este documento tiene un valor aproximado de Q2800.00 si nos pide que le digamos cómo cumplir con todo lo que ordenaron las autoridades.

El procedimiento de compra es muy sencillo. Podrá hacer transferencia a Banco Industrial o con VisaLink si quiere pagar con tarjeta. Haga clic acá para hacer su pedido.

Webinar gratuito: precios de transferencia

PRECIOS DE TRANSFERENCIA Y COVID-19 EN AMÉRICA LATINA

 Los estudios de precios de transferencia del 2020 representan un gran reto para las empresas, debido a los efectos que el Covid-19 pudo provocar en las operaciones mercantiles. Conozca al lado de expertos las consideraciones a tener presente para enfrentar adecuadamente el análisis de operaciones. 

 📅Fecha: Miércoles 10 de Junio

🕘Horario: 9:00 am Hora de CENTROAMÉRICA I 10:00 am Hora de MÉXICO/PERÚ.

ℹ️Inscripción gratuita al correo: fernanda@actualidadtributaria.com

✅Moderador: 

MDT. Raymundo Volio I Costa Rica

✅Expositores:

Licda. Zaira Mora I Costa Rica

Licda. Fabiola Maldonado I Perú

MDT. Orlando Pla I México

MDT. Mario Estuardo Archila Maldonado I Guatemala

Inscripciones y contacto:

📧fernanda@actualidadtributaria.com

☎️ (506) 2248-4822

www.scs.tax

 Organiza: Alianza Regional de Expertos en Materia Tributaria y de Precios de Transferencia.

¡Evítese contingencias y sanciones!

Análisis de algunas acciones en esta crisis

Hemos recopilado un análisis de las distintas acciones que podrán considerarse en los ámbitos de relaciones laborales, contractuales, impuestos, IGSS, postergación de pagos a bancos y tarjetas de crédito, el subsidio de energía eléctrica, suspensión de plazos, postergación de pagos a colegios y universidades.

Esperemos que le sea útil. Si lo desea descargar, haga clic acá.

 

Se suspenden plazos para SAT, IGSS, IRTRA e INTECAP

Recién se publicó en el Diario Oficial el acuerdo SAT-DSI-280-2020 (24 de marzo de 2020) del Superintendente, por el cual, de manera correcta en su sentido y alcance, se han declarado días inhábiles y se suspenden plazos.

El acuerdo declara inhábiles los días 24, 25, 26, 27, 30 y 31 de marzo y 1, 2, 3, 6, 7, 8, 13 y 14 de abril de 2020. Las consecuencias son:

  1. Diferir plazos para el cumplimiento de obligaciones tributarias;
  2. Diferir plazos para evacuar audiencias o interponer recursos;
  3. Diferir plazos para presentarse a citaciones;
  4. Diferir plazos para responder a requerimientos de información. 

Es así que, en consecuencia y siguiendo lo establecido por el Presidente de la República en las disposiciones de suspensión de labores que dictó, SAT emite el presente acuerdo entendido, claramente, que para el cumplimiento de dichas obligaciones se requiere de actividades laborales de los contribuyentes que en muchísimos casos están suspendidas por la situación frente al COVID-19.

De manera oficial, por tanto, han quedado suspendidas las obligaciones tributarias, mismas que, salvo nueva disposición, deberán ser cumplidas a partir del 15 de abril. Es importante considerar esto por lo siguiente:

  1. Los tributos que vencerían el 31 de marzo, deberán ser pagados el 15 de abril.
  2. Cualquier plazo que ya inició, se suspende y los días que falte computar dentro del plazo, se deberán contar a partir del día 15 de abril, tanto para evacuar audiencias, presentar pruebas o interponer recursos administrativos respectivos.
  3. Esto no aplica para la labor aduanal que no está incluida en este acuerdo y permanece laborando, si bien en un horario restringido, por lo que deberán atenderse los plazos normales en esa materia.

Adicionalmente, tanto el IGSS, IRTRA e INTECAP comunicaron que se suspendía el cumplimiento de sus obligaciones.

a)  Instituto de Recreación de los Trabajadores (IRTRA)

Se suspende el pago de las cuotas patronales del IRTRA de marzo, abril y mayo y se difieren para pagarlas en el segundo semestre del año.

b) Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (Intecap)

Se suspende el pago de las cuotas patronales del Intecap de marzo, abril y mayo y se difieren para pagarlas en el segundo semestre del año.

c) Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS)

Se difiere el pago de la cuota patronal al sector privado por los meses de marzo, abril y mayo. Las cuotas diferidas no estarán sujetas a recargos por mora, intereses o gastos administrativos siempre que se cumpla con los términos del acuerdo que se publicará oportunamente, Se plantean tres opciones de recuperación a disposición de los patronos del sector privado:

  1. Que las cuotas las pague ordinariamente, el que así lo juzgue conveniente y se encuentre en la capacidad de hacerlo.
  2. Que las cuotas diferidas se empiecen a pagar a partir del mes de julio. Durante los meses de julio, agosto y septiembre, se pagará la cuota del mes correspondiente, así como la cuota diferida.
  3. Que las cuotas se difieran de manera automática a partir del mes de julio en una distribución a prorrata por dieciocho meses sin intereses, mora o gastos administrativos. Esto aplica si el patrono no ha informado al Instituto de su elección o incumplan con los pagos de los meses diferidos.

La cuota del trabajador debe ser deducida normalmente y trasladada al Instituto, en los plazos establecidos, a través de la Planilla Electrónica de la Seguridad Social. El Instituto podrá emitir notas de cargo, recargo por mora y por gastos administrativos a los patronos que incumplan con los pagos diferidos en los plazos establecidos.

Todo patrono que quiera optar por los beneficios debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Estar adheridos al Sistema de Generación, Transmisión, Validación y Pago de la Planilla de Seguridad Social en forma electrónica.
  • Presentar mensualmente su declaración de Planilla Electrónica en la sección de Servicios IGSS de la página oficial.
  • Haber reportado el pago de la cuota de los trabajadores en la planilla electrónica.
  • Tener actualizado su registro de datos en el Instituto al año 2020.
La obligación suspendida, por tanto, es únicamente sobre las cuotas patronales, lo que implica que las cuotas laborales deberán ser cubiertas de manera normal.
Vemos así que las obligaciones económicas que pesan sobre el sector productivo se ven aliviadas en algo para estos duros momentos.
Mario E. Archila M.

Fiscalidad en tiempos de crisis

Tristemente estamos en crisis. A nivel mundial, por lo que no es exclusivo de nosotros. En algunos países, se están arremangando la camisa sector público y privado. Medidas de cubrir salarios, abonar a días de vacaciones o bien moratorias para el pago de impuestos y hasta ideas de derogar o eliminar impuestos al consumo para medicinas, desinfectantes y alimentos.

¿Qué hemos oído en Guatemala? Realmente nada.

Hay algunas ideas rondando. En tiempos de la guerra civil americana, para cubrir el costo de la misma se cobró un impuesto a las ganancias. Algo bastante bajo, pero universal. Ahora, sin embargo, el problema a nivel mundial es que somos países altamente cargados con impuestos.

En Guatemala, para ser concretos, pagamos ISR unos 500,000 NITs. Es decir, una base muy concentrada de contribuyentes de ISR pagan la totalidad de dicho impuesto. Luego tenemos datos que indican que el IVA de importación representa mayor recaudación que el IVA doméstico. Eso nos indica que tenemos un enorme sector de la población en Guatemala que está consumiendo en el mercado informal, lo que implica una enorme fuga de IVA.

También debemos saber que el 92% de la recaudación proviene del departamento de Guatemala.

¿Cuál es el problema? El sistema tributario se diseñó para la ciudad. Con pensamiento de ciudad y en mesas de hotel sentados políticos y cúpulas económicas y pseudo intelectuales otras, proponiendo sistemas tributarios “similares” a países con mejores indicadores.

Guatemala es la Edad Media en cuanto a su capacidad de tributar. Que el ISR venga de 500,000 NITs y menos de 180,000 personas tributan Impuesto a la Renta por empleos, pero hay alrededor de 1.2 millones de afiliados al IGSS, me indica que tenemos unos salarios muy bajos, pues se tributa ISR en relación de dependencia cuando el ingreso mensual es superior a unos Q6,000 mensuales, en promedio. El resto de los afiliados al IGSS no llegan al mínimo para pagar ISR. También la fuga de IVA me indica, en relación al IVA importación, que las cadenas de distribución, probablemente alimentos, bebidas y medicinas, son enormes en el mercado informal, que no tributa absolutamente nada -IVA ni ISR- y la carga queda recogida en la ciudad y municipios aledaños.

¿Qué debemos hacer? Los pseudo asesores podrán estar pensando que “hay que tributar para que el gobierno enfrente la crisis”. Mi postura es que debemos liberar flujos de efectivo del sector privado productivo, mientras que vamos priorizando, realmente, el gasto público, cerrando funciones innecesarias.

¿Qué medidas aliviarían el flujo de efectivo para tener un efecto positivo en poder mantener una economía a “puertas cerradas” operando un plazo prudente?

  1. Eliminar el ISO.
  2. Eliminar las retenciones de IVA.
  3. Exonerar multas e intereses para los pagos de impuestos que venzan a partir del mes de marzo.
  4. Liberar crédito de IVA aún no devuelto a las exportadoras.
  5. Conceder plazos ampliados para pagar las obligaciones tributarias que vencen a partir de marzo.

Estas medidas debe ir de la mano con reducciones de gastos y costos superfluos del Estado. Recordemos que en Guatemala, por cada Q1.00 de inversión se gastan entre Q9 y Q11 en salarios. Esa situación, ahora que estamos en crisis, es un duro golpe para permitir al gobierno pelear la crisis con acciones directas y coordinación de los demás sectores.

Mientras, veamos cómo podemos trabajar desde casa y seguir generando para remunerar empleos, compras de alimentos y medicinas.

 

Mario E. Archila M. 

COVID-19

Estimados clientes y amigos, 

En virtud de las nuevas noticias sobre el avance del COVID-19 en nuestro país, es parte de nuestra responsabilidad social acatar, apoyar y fomentar las medidas de distanciamiento social para evitar su propagación. 

De tal cuenta, gracias a la tecnología instalada en la firma, estaremos priorizando realizar trabajo remoto. Adicionalmente, estamos buscando reducir al mínimo indispensable las reuniones presenciales. 

Nuestros abogados estarán sugiriendo el uso de plataformas remotas para reuniones en tiempo real como Skype, Google, Zoom, Facetime, WhatsApp y similares, para adaptarse a lo que usted pueda ya tener disponible y evitar reuniones físicas. Nuestra planta telefónica (+502 23788484) permite que siga llamando a dicho número y nuestro personal de oficina transfiera las llamadas a los lugares en los que se encuentre la persona que busca. 

De la misma manera, rogamos cada uno de ustedes tome medidas de aislamiento y distanciamiento social si tiene alguna condición de riesgo, como ser mayor de 60 años, tener enfermedades cardiovasculares o respiratorias o alguna otra condición que comprometa su sistema inmunológico. Igualmente, si en su hogar o lugar de trabajo hay personas con estas características, atienda las recomendaciones de mantenerse aislado y con contacto social mínimo, pues podrá poner en riesgo a esas personas. 

Atentamente, 

Archila y Asociados, Oficina Jurídico Financiera