Usted ya tiene “planificación fiscal”.

Déjeme ver:

1. Tiene una compañía que opera al público, que paga ISR al 31% sobre utilidades;

2. Tiene otra que “celebró” un contrato de prestación de servicios con la primera. Ésta paga al 5% sobre ingresos.

3. Al final del año, la segunda le emite una factura por todo el año por dichos servicios. Lindo. Su ISR en la primera es muy chiquito.

4. La segunda tiene 1 cliente, emite una factura al año, el gerente está en la planilla de la primera y no devenga sueldo en la segunda. El contrato de servicios es “por cualquier cosa”. La 2 no tiene planilla ni subcontrata. Resultado:

DEFRAUDACIÓN TRIBUTARIA EVIDENTE.

ESO NO ES PLANIFICACIÓN. Puede ser que por eso pagó usted. Vale la pena llamar y que nos conozcamos fuera de Pavón, ¿no cree?