Toda leyenda se teje sobre un hecho real. Hace ya unos 1000 años, en una aldea de la actual Inglaterra, una mujer desafió a su marido. Ese desafío ha sido inmortalizado en una leyenda y su nombre se despliega en unos de los mejores chocolates del mundo.

2162-z

Lady Godiva montó desnuda, hace casi 1000 años, a través de su pueblo en claro desafío a su esposo, el señor feudal. El pueblo en reconocimiento y respeto a su Señora, cerró las ventanas para no verla. La razón: un impuesto ordenado por el señor feudal. El señor feudal, luego de este acto de protesta extrema, retira el impuesto.

La historia soporta esta leyenda. Aparece en esos años un registro de la existencia de un impuesto a los caballos que meses después es retirado. ¿Cuándo ha visto usted eso en la historia? Se logra colocar un impuesto y sin explicación alguna se retira.

Ahora ya conoce la leyenda. Disfrute de unos deliciosos chocolates y recuerde que llevan el nombre de una mujer que desafió la autoridad de su esposo y abogó por la abolición de cargas que el pueblo no podía soportar.

¿Sabe ahora más rico un chocolate Godiva?