Fiscalidad en tiempos de crisis

Tristemente estamos en crisis. A nivel mundial, por lo que no es exclusivo de nosotros. En algunos países, se están arremangando la camisa sector público y privado. Medidas de cubrir salarios, abonar a días de vacaciones o bien moratorias para el pago de impuestos y hasta ideas de derogar o eliminar impuestos al consumo para medicinas, desinfectantes y alimentos.

¿Qué hemos oído en Guatemala? Realmente nada.

Hay algunas ideas rondando. En tiempos de la guerra civil americana, para cubrir el costo de la misma se cobró un impuesto a las ganancias. Algo bastante bajo, pero universal. Ahora, sin embargo, el problema a nivel mundial es que somos países altamente cargados con impuestos.

En Guatemala, para ser concretos, pagamos ISR unos 500,000 NITs. Es decir, una base muy concentrada de contribuyentes de ISR pagan la totalidad de dicho impuesto. Luego tenemos datos que indican que el IVA de importación representa mayor recaudación que el IVA doméstico. Eso nos indica que tenemos un enorme sector de la población en Guatemala que está consumiendo en el mercado informal, lo que implica una enorme fuga de IVA.

También debemos saber que el 92% de la recaudación proviene del departamento de Guatemala.

¿Cuál es el problema? El sistema tributario se diseñó para la ciudad. Con pensamiento de ciudad y en mesas de hotel sentados políticos y cúpulas económicas y pseudo intelectuales otras, proponiendo sistemas tributarios “similares” a países con mejores indicadores.

Guatemala es la Edad Media en cuanto a su capacidad de tributar. Que el ISR venga de 500,000 NITs y menos de 180,000 personas tributan Impuesto a la Renta por empleos, pero hay alrededor de 1.2 millones de afiliados al IGSS, me indica que tenemos unos salarios muy bajos, pues se tributa ISR en relación de dependencia cuando el ingreso mensual es superior a unos Q6,000 mensuales, en promedio. El resto de los afiliados al IGSS no llegan al mínimo para pagar ISR. También la fuga de IVA me indica, en relación al IVA importación, que las cadenas de distribución, probablemente alimentos, bebidas y medicinas, son enormes en el mercado informal, que no tributa absolutamente nada -IVA ni ISR- y la carga queda recogida en la ciudad y municipios aledaños.

¿Qué debemos hacer? Los pseudo asesores podrán estar pensando que “hay que tributar para que el gobierno enfrente la crisis”. Mi postura es que debemos liberar flujos de efectivo del sector privado productivo, mientras que vamos priorizando, realmente, el gasto público, cerrando funciones innecesarias.

¿Qué medidas aliviarían el flujo de efectivo para tener un efecto positivo en poder mantener una economía a “puertas cerradas” operando un plazo prudente?

  1. Eliminar el ISO.
  2. Eliminar las retenciones de IVA.
  3. Exonerar multas e intereses para los pagos de impuestos que venzan a partir del mes de marzo.
  4. Liberar crédito de IVA aún no devuelto a las exportadoras.
  5. Conceder plazos ampliados para pagar las obligaciones tributarias que vencen a partir de marzo.

Estas medidas debe ir de la mano con reducciones de gastos y costos superfluos del Estado. Recordemos que en Guatemala, por cada Q1.00 de inversión se gastan entre Q9 y Q11 en salarios. Esa situación, ahora que estamos en crisis, es un duro golpe para permitir al gobierno pelear la crisis con acciones directas y coordinación de los demás sectores.

Mientras, veamos cómo podemos trabajar desde casa y seguir generando para remunerar empleos, compras de alimentos y medicinas.

 

Mario E. Archila M.