Análisis de algunas acciones en esta crisis

Hemos recopilado un análisis de las distintas acciones que podrán considerarse en los ámbitos de relaciones laborales, contractuales, impuestos, IGSS, postergación de pagos a bancos y tarjetas de crédito, el subsidio de energía eléctrica, suspensión de plazos, postergación de pagos a colegios y universidades.

Esperemos que le sea útil. Si lo desea descargar, haga clic acá.

 

SAT no suspende plazos. Sigue auditando.

En mi opinión, SAT viola el acuerdo de suspensión de labores que emitió el presidente dentro del curso del estado de calamidad.

El presidente suspendió labores y dejó exentas de dicha suspensión las funciones de recaudación y aduanas, no así fiscalización. Sin embargo, siguen ejecutando auditorías.

Como hay gente con más buenos deseos que posibilidades de tomar decisiones, más porque hay circunstancias que podrían estar presionando decisiones incorrectas en los órganos gubernamentales, logramos después de varios días, comunicación con dos intendentes y me expresaron que internamente entienden que en estos momentos muchos contribuyentes estarán cerrados y que no podrá proseguirse con las auditorías identificadas dentro del plan de fiscalización.
Es así que si recibe y se entera de un requerimiento de información, sugerimos responder con una nota que indique que debido al estado de calamidad y respetuosos de la orden decretada por el Presidente de la República el 17 de marzo de 2020, no hay nadie laborando en los departamentos administrativos y de contabilidad, por lo que se le hará llegar la información a SAT en cuanto se restablezcan las actividades.
Claro está que puede ser que se enteren tarde, por ya estar cerrados, con lo que habrá que informar a SAT que “hoy, …., al regresar a laborar luego del levantamiento de la suspensión de actividades decretada por el Presidente de la República, hemos encontrado una notificación, misma que cumpliremos en el plazo indicado, contado a partir de mañana.”
Los personeros de SAT con los que hablé dicen que ya se giraron instrucciones internamente para que estas auditorías sean suspendidas, CON LA EXCEPCIÓN DE LAS DE DEVOLUCIÓN DE CRÉDITO DEL IVA PUES ESAS SON DE GRAN INTERÉS PARA FINANZAS Y PARA EL PROPIO CONTRIBUYENTE. Según ellos, al responder eso, NO SANCIONARÁN CON RESISTENCIA A LA ACCIÓN FISCALIZADORA.

Reitero que nosotros estamos tratando de tener jornadas de trabajo completas, aunque no físicamente en nuestras oficinas, sí estamos haciendo turnos presenciales para monitorear las notificaciones que lleguen de los procesos que ya están a nuestro cargo y en lo que podamos ayudar, con gusto estamos para colaborar lo mejor posible en los ámbitos de nuestro conocimiento.

Mario E. Archila M.

Fiscalidad en tiempos de crisis

Tristemente estamos en crisis. A nivel mundial, por lo que no es exclusivo de nosotros. En algunos países, se están arremangando la camisa sector público y privado. Medidas de cubrir salarios, abonar a días de vacaciones o bien moratorias para el pago de impuestos y hasta ideas de derogar o eliminar impuestos al consumo para medicinas, desinfectantes y alimentos.

¿Qué hemos oído en Guatemala? Realmente nada.

Hay algunas ideas rondando. En tiempos de la guerra civil americana, para cubrir el costo de la misma se cobró un impuesto a las ganancias. Algo bastante bajo, pero universal. Ahora, sin embargo, el problema a nivel mundial es que somos países altamente cargados con impuestos.

En Guatemala, para ser concretos, pagamos ISR unos 500,000 NITs. Es decir, una base muy concentrada de contribuyentes de ISR pagan la totalidad de dicho impuesto. Luego tenemos datos que indican que el IVA de importación representa mayor recaudación que el IVA doméstico. Eso nos indica que tenemos un enorme sector de la población en Guatemala que está consumiendo en el mercado informal, lo que implica una enorme fuga de IVA.

También debemos saber que el 92% de la recaudación proviene del departamento de Guatemala.

¿Cuál es el problema? El sistema tributario se diseñó para la ciudad. Con pensamiento de ciudad y en mesas de hotel sentados políticos y cúpulas económicas y pseudo intelectuales otras, proponiendo sistemas tributarios “similares” a países con mejores indicadores.

Guatemala es la Edad Media en cuanto a su capacidad de tributar. Que el ISR venga de 500,000 NITs y menos de 180,000 personas tributan Impuesto a la Renta por empleos, pero hay alrededor de 1.2 millones de afiliados al IGSS, me indica que tenemos unos salarios muy bajos, pues se tributa ISR en relación de dependencia cuando el ingreso mensual es superior a unos Q6,000 mensuales, en promedio. El resto de los afiliados al IGSS no llegan al mínimo para pagar ISR. También la fuga de IVA me indica, en relación al IVA importación, que las cadenas de distribución, probablemente alimentos, bebidas y medicinas, son enormes en el mercado informal, que no tributa absolutamente nada -IVA ni ISR- y la carga queda recogida en la ciudad y municipios aledaños.

¿Qué debemos hacer? Los pseudo asesores podrán estar pensando que “hay que tributar para que el gobierno enfrente la crisis”. Mi postura es que debemos liberar flujos de efectivo del sector privado productivo, mientras que vamos priorizando, realmente, el gasto público, cerrando funciones innecesarias.

¿Qué medidas aliviarían el flujo de efectivo para tener un efecto positivo en poder mantener una economía a “puertas cerradas” operando un plazo prudente?

  1. Eliminar el ISO.
  2. Eliminar las retenciones de IVA.
  3. Exonerar multas e intereses para los pagos de impuestos que venzan a partir del mes de marzo.
  4. Liberar crédito de IVA aún no devuelto a las exportadoras.
  5. Conceder plazos ampliados para pagar las obligaciones tributarias que vencen a partir de marzo.

Estas medidas debe ir de la mano con reducciones de gastos y costos superfluos del Estado. Recordemos que en Guatemala, por cada Q1.00 de inversión se gastan entre Q9 y Q11 en salarios. Esa situación, ahora que estamos en crisis, es un duro golpe para permitir al gobierno pelear la crisis con acciones directas y coordinación de los demás sectores.

Mientras, veamos cómo podemos trabajar desde casa y seguir generando para remunerar empleos, compras de alimentos y medicinas.

 

Mario E. Archila M. 

COVID-19

Estimados clientes y amigos, 

En virtud de las nuevas noticias sobre el avance del COVID-19 en nuestro país, es parte de nuestra responsabilidad social acatar, apoyar y fomentar las medidas de distanciamiento social para evitar su propagación. 

De tal cuenta, gracias a la tecnología instalada en la firma, estaremos priorizando realizar trabajo remoto. Adicionalmente, estamos buscando reducir al mínimo indispensable las reuniones presenciales. 

Nuestros abogados estarán sugiriendo el uso de plataformas remotas para reuniones en tiempo real como Skype, Google, Zoom, Facetime, WhatsApp y similares, para adaptarse a lo que usted pueda ya tener disponible y evitar reuniones físicas. Nuestra planta telefónica (+502 23788484) permite que siga llamando a dicho número y nuestro personal de oficina transfiera las llamadas a los lugares en los que se encuentre la persona que busca. 

De la misma manera, rogamos cada uno de ustedes tome medidas de aislamiento y distanciamiento social si tiene alguna condición de riesgo, como ser mayor de 60 años, tener enfermedades cardiovasculares o respiratorias o alguna otra condición que comprometa su sistema inmunológico. Igualmente, si en su hogar o lugar de trabajo hay personas con estas características, atienda las recomendaciones de mantenerse aislado y con contacto social mínimo, pues podrá poner en riesgo a esas personas. 

Atentamente, 

Archila y Asociados, Oficina Jurídico Financiera