La causa en la obligación Tributaria

4 comentarios en “La causa en la obligación Tributaria”

  1. En nuestro país lleno de injusticias sociales me temo que no hay presupuesto que alcance, creo que el tener la conciencia de tributar para mantener el gobierno que merecemos no tiene nada que ver con dogma alguno, sencillamente es cumplir con nuestra obligación y partiendo de este cumplimiento, criticar lo que consideremos criticable.

    1. Entiendo su punto. Simplemente que la obligación legal tiene una causa y los mecanismos políticos deben permitir que el ciudadano realmente fiscalice su utilización y exija el cumplimiento de lo presupuestado. La historia de la tributación es precisamente la lucha por limitar un poder a modo que no se cobrara al ciudadano para cumplir con simples caprichos del rey o bien que si dijo que lo usaría para financiar X, no se usara en Y. Así es como nace el parlamento inglés y se empieza a desarrollar el principio de legalidad en el año 1215.

  2. Buenas Tardes Lic. Archila, me parecen acertadas sus opiniones en cuanto a que no es posible que el estado pretenda aumentar los impuestos, sin tener previo un estudio complento de las necesidades reales del gasto publico….lo que se resume en dos puntos.
    1. Presupuestos del estado Claros… sin excesos, ni tampoco economias innecesarias.
    2. Claridad y Calidad en el Gasto publico.

  3. Excelentes apreciaciones Lic. Mario; toda vez que el Estado nos impone mas impuestos no necesariamente para cubrir necesidades de todos los guatemaltecos, sino para que nosotros como pueblo paguemos las jugosas remuneraciones de las autoridades, funcionarios y la mayoría de empleados públicos, que en su mayoría no tienen vocación de servicio; sin embargo tambien es importante resaltar que a mi criterio personal, también aumentan los impuestos, porque entre mas ingresos tenga el Estado, mayores serán los negocios (contrataciones) que hagan los señores del ejecutivo y legislativo y también mayores los porcentajes que les queda a ellos por los porcentajes que manejan con los proveedores del Estado. Es por ello que comparto que existe un enriquecimiento ilicito no directamente por el Estado sino por quienes dirigen los destinos de nuestro pais (autoridades, funcionarios y empleados, sin generalizar).

    Finalmente concluyo en que si los recursos se usan para otro destino ilegal, la población debe tener un recurso para revocar su consentimiento al cobro.

    Espero sus comentarios Lic. Mario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s